Determinación de Áreas Potenciales para Plantaciones de Agave lechuguilla Torr. para la Producción de Etanol

Identification of Potential Areas for the Establishment of Plantation of Agave lechuguilla Torr. to Production of Ethanol

 

David Castillo-Quiroz*1, Oscar Ulises Martinez-Burciaga1, Leopoldo Javier Ríos-González2, José Antonio Rodríguez-de la Garza2,
Thelma Karina Morales-Martínez2, Francisco Castillo-Reyes1 y Diana Yemilet Avila-Flores1

 1Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) C.E. Saltillo. Carretera
Saltillo-Zacatecas km 342+119 No. 9515 Col. Hacienda de Buenavista, Saltillo, Coahuila de Zaragoza, México. C.P. 25315. Tel. (844) 4-82-81-93 y 4-82-90.
2 Departamento de Biotecnología. Facultad de Ciencias Químicas. Universidad Autónoma de Coahuila. Blvd. V. Carranza esquina con Ing. José Cárdenas V. C.P. 25280. Saltillo, Coah. Tel. (844) 4-15-57- 52.
*Correo electrónico: castillo.david@inifap.gob.mx

 

 Artículo PDF

Resumen

Existe un consenso general de que los biocombustibles son necesariamente parte de la solución para la reducción del uso de combustibles fósiles y emisiones de GEI´s. En años recientes, se ha generado una intensa investigación sobre la producción de etanol de segunda generación. La producción de materia prima para la obtención de etanol a partir de especies forestales no maderables de zonas semiáridas en México es campo poco explorado. Entre estas especies destaca la lechuguilla (Agave lechuguilla Torr.), como una fuente sustentable para la producción de etanol. El objetivo del presente estudio fue identificar áreas potenciales para el establecimiento de plantaciones de lechuguilla en el estado de Tamaulipas para la producción de etanol. La delimitación de las áreas potenciales para el establecimiento de plantaciones se determinó mediante el uso de Sistemas de Información Geográfica (SIG) IDRISI32 Ver 2.0 y Arc.View 3.2. El análisis se basó en la comparación de los requerimientos clima-suelo de la especie, en contraste con las condiciones ambientales del área de estudio y su verificación en campo. Las variables consideradas fueron: tipo de suelo, textura, temperatura media anual, precipitación media anual, altitud y pendiente y asimismo  se determinó la composición de celulosa, hemicelulosa y lignina  en el cogollo de acuerdo a los métodos analíticos del Laboratorio Nacional de Energías Renovables. Como resultado se obtuvo un mapa con las áreas potenciales, referenciadas geográficamente. Se estimó una superficie potencial de 106,272 ha con potencial para el establecimiento de plantaciones de A. lechuguilla en Tamaulipas.

Palabras clave: Areas potenciales, Agave lechuguilla, etanol.           

Abstract

Currently there are interests in biofuels as part of the solution for reduce fossil fuels use and GEI´s emissions. In recent year, there has been intensive researching on the production of second generation ethanol. The ethanol production from non-timber forest species as raw material obtained from semiarid regions in Mexico is unexplored field. Among these species the lechuguilla (Agave lechuguilla Torr) highlight as a sustainable source for ethanol production. The aim of this study was to identify potentials areas for planting lechuguilla in the Tamaulipas state for ethanol production. The potential areas for planting was determined by using Geographic Information Systems (GIS) Idrisi32 2.0 and ArcView 3.2. The analysis was based on a comparison of climate and soil requirements for specie growth, in contrast to the environmental conditions in the study area and their field verification. The variables considered were are soil type, texture, mean annual temperature, mean annual rainfall, altitude and slope. Also cellulose, hemicellulose and lignin in the lechuguilla bud according to the analytical methods of the National Renewable Energy Laboratory was quantified. A map showing potential areas, geographically referenced was obtained as results and 106,272 ha was estimated for planting A. lechuguilla in Tamaulipas.

Keywords: Potential areas, Agave lechuguilla, ethanol.

INTRODUCCIÓN

El etanol como el biocombustible es el más predomínate en la actualidad, siendo producido a partir de maíz en los Estados Unidos de América (USA), el cual ha sido frecuentemente criticado (Inderwildi y King, 2009). El etanol producido a partir de material lignocelulósico aparece como una opción viable, pero la tecnología para su producción aún no está disponible en el mercado. El etanol a partir de caña de azúcar es la mejor opción a corto plazo, pero el éxito que se ha tenido en Brasil resulta difícil de reproducir en otras partes del planeta. En los últimos años ha habido crecientes preocupaciones sobre los impactos en uso del suelo, agua y recursos asociados con la producción de biocombustibles a gran escala (Searchinger y col., 2008). Muchos han depositado su confianza en el etanol producido a partir de materias primas celulósicas, como son el caso de los residuos agrícolas y cultivos perennes energéticos,  para que con esto se puedan superar algunos de estos inconvenientes (Tilman y col., 2006). Actualmente las plantas que pueden cultivarse en ambientes con escases de agua han estado atrayendo atención como una potencial materia prima para la producción de etanol, ya que al poder cultivarse en tierras marginales, pueden contribuir a la reducción de la competencia por tierras de cultivo de primera calidad necesarias para los cultivos destinados para alimentación.

Los Agaves por su potencial como materia prima para producción de etanol han destacado debido a la gran cantidad de características favorables, tales como, alta productividad, alto contenido de azúcares y la habilidad que tienen estas plantas para crecer en ambientes con escases de agua. Algunos estudios sugieren que el etanol producido a partir de Agaves sea probablemente superior o al menos comparable al producido a partir de maíz, pastizales y caña de azúcar en términos de balance de energía y emisiones de gases de efecto invernadero (GEI´s) (Yan y col., 2010). Las especies de  Agave cultivados que se utilizan frecuentemente como fuente de fibra son A. sisalana, A. fourcroydes y especies silvestres como A. lechuguilla (FAOSTAT, 2014), mientras que otras especies como por ejemplo, A. tequilana, A. mapisaga y A. salmiana, se cultivan para la producción de bebidas alcohólicas (Nobel, 1988). Dentro de las especies silvestres del género Agave se encuentra la lechuguilla (Agave lechuguilla Torr.) recurso forestal no maderable, el cual se distribuye de manera natural en las zonas áridas y semiáridas del sur de los Estados Unidos y de México, en donde el noreste es la región más importante en cuanto a su abundancia y superficie, y comprende los estados de Coahuila, Chihuahua, Nuevo León, Durango, San Luis Potosí, Tamaulipas y Zacatecas (Nobel y Quero, 1986; Berlanga, 1991; Hernández y col., 2005; Castillo y col., 2008; Castillo y col., 2011; Narcia y col., 2012). Tiene la ventaja de sobrevivir a condiciones climáticas adversas (temperatura y precipitación), suelos poco fértiles, áreas abandonadas a los cultivos agrícolas, por lo que no tiene problemas al someterse al cultivo tanto de temporal como de riego (Castillo y col., 2008; Castillo y col., 2012: Desert Tropicals, 2005; Berlanga y col., 1992).

A diferencia de otras especies de Agave, tales como: A. tequilana, A. salmiana, A. americana, A. atrovirens, entre otras, cuya madurez óptima varía entre los 6 y 16 años para la elaboración de bebidas alcohólicas, el aprovechamiento del cogollo de A. lechuguilla (brote o tallo central, que tradicionalmente ha sido usado en la región noreste del país para la extracción de fibra natural), a pesar de presentar un bajo contenido de azúcares estructurales (glucanos y xilanos) en comparación con el residuo agroindustrial de estas especies de Agave, presenta importantes características favorables, tales como: 1) amplia distribución en el noreste del país, con una superficie aproximada de 20 millones de hectáreas; 2) el cogollo puede ser cosechado varias veces sin la necesidad de sacrificar a la planta; 3) su aprovechamiento adecuado, sin dañar el meristemo apical, puede prolongar su vida de 4 a 6 años (sin práctica de cosecha de cogollo) hasta los 15 ó 20 años (Sheldon, 1980), con una regeneración completa del cogollo (altura de 25 cm) en un período de 14 a 25 meses en poblaciones naturales (Narcia y col., 2012) y en tan solo 8 meses en plantaciones de tipo comercial (Castillo y col., 2012).  En este contexto el objetivo del presente estudio fue lidentificar áreas potenciales para el establecimiento de plantaciones de lechuguilla en el estado de Tamaulipas para la producción de etanol.

Materiales y métodos

Ubicación del área de estudio

El presente estudio se realizó para el estado de Tamaulipas, situado en la región noreste del país entre los 22º 12´ y 27º 40´ de Latitud Norte (LN) y 97º 08´ y 100º 08´ de Longitud Oeste (LW)  (Figura 1). Cuenta con una extensión territorial de  80, 249 Km2, por ello ocupa el sexto lugar a nivel nacional como una de las entidades más grandes de la República Mexicana (INEGI, 2013).

Subdivisión del área de estudio

El estado de Tamaulipas está conformado por 43 municipios, que para efectos de la obtención de las áreas potenciales para plantaciones de A. lechuguilla se subdividió con base a las 9 regiones de producción Agrícola, de acuerdo con la regionalización de la Secretaria de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA, 2014)  que divide al estado en 9 Distritos de Desarrollo Rural (Cuadro 1).

Figura 1. Ubicación geográfica del estado de Tamaulipas.

 

 

 

 

Cuadro 1.  Distritos de Desarrollo Rural y municipios de acuerdo con la Secretaría de Agricultura Rural Pesca y Alimentación (SAGARPA, 2014).

Caracterización química de cogollos de Agave lechuguilla

El proceso de caracterización se desarrolló como se describe a continuacón: el contenido de humedad en las muestras de cogollos de A. lechuguilla previamente deshidratados y molidos fue determinada en una termobalanza (OHAUS; Parsippany, NJ). La composición de celulosa, hemicelulosa y lignina fueron  determinadas de acuerdo a los métodos analíticos del Laboratorio Nacional de Energías Renovables (NREL, por su siglas en inglés) (Sluiter y col., 2011). Una primera etapa de hidrólisis de 300 mg de A. lechuguilla fue realizada con H2SO4 (72% v/v) por 1 hora a 30 °C. Posteriormente, el ácido fue diluido a una concentración del 4% mediante la adición de agua destilada y una segunda etapa de hidrólisis fue llevada a cabo en autoclave a 121 °C durante 1 h. Después de la segunda hidrólisis, la solución fue filtrada a través de crisol Gooch poro M. La fracción líquida fue filtrada a través de filtros de PVDF (Polifluoruro de vinilideno) con tamaño de poro de 0.22 µ para su análisis en un HPLC Agilent Mod. 1200 Infinity equipado con detector de índice de refracción y una columna Aminex Hi-Plex-H, utilizando ácido sulfúrico (H2SO4) 5 mM  como fase móvil a un flujo de 0.5 ml/min, a una temperatura del detector y del horno de la columna de 40 °C y 35 °C respectivamente. Los extractivos y cenizas fueron determinados por los métodos NREL/TP-510-42619 y NREL/TP-510-42622 respectivamente. El contenido de proteínas fue cuantificado por el método de Kjeldahl, mientras que el contenido de pectinas de acuerdo al método descrito por Contreras y col. (2006).

Criterios para la selección de áreas potenciales para el establecimiento de Agave lechuguilla Torr.

Los criterios considerados relevantes para el desarrollo de la especie involucraron aspectos climáticos, de suelo y topografía. Dichos criterios fueron obtenidos a través de recorridos de campo por las áreas de distribución de la especie en el municipio de Jaumave y Tula, Tamp. Con el propósito de ubicar las poblaciones naturales de la especie que contarán con las características idóneas para una buena producción de etanol, esto es, plantas vigorosas, cogollos con diámetros y altura sobresalientes y por ende buena producción de biomasa y con una alta densidad de población. En cada sitio donde las poblaciones A. lechuguilla  presentaban dichas características se realizó una valoración de factores agro-ecológicos. Se consideraron datos climáticos como la precipitación y temperatura media anual, que fueron obtenidos de la información generada por el Sistema de Información Ambiental Nacional (SIAN) del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (Ruiz y col., 2010). La información de los factores edáficos como textura, pedregosidad, profundidad, pH, salinidad y fertilidad, se recabó mediante mediciones en campo y análisis de laboratorio. Factores topográficos (altitud sobre el nivel del mar, pendiente y exposición), se registraron directamente en campo con apoyo de aparatos de medición (GPS, clisímetro y brújula). Los criterios se complementaron con revisión de literatura, particularmente con los trabajos de Sheldon, (1980), Gentry, (1985), Nobel y Quero, (1986), Reyes y col., (2000) y los resultados de investigaciones realizadas por el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) (Zapién, 1981, Marroquín y col., 1981, Berlanga y col., 1991, Berlanga y col.,1992, Martínez y Lara, 2003, Castillo y col., 2008, Martínez y col., 2010, Castillo y col., 2011, Narcia y col., 2012). Los requerimientos establecidos para determinar las áreas geográficas con potencial para el establecimiento de plantaciones de A. lechuguilla se muestran en el Cuadro 2.

Determinación del potencial productivo

Este análisis se basó en la comparación de los requerimientos clima-suelo de la especie, contra las condiciones ambientales de la región de estudio (Medina y col., 1997). A partir de imágenes temáticas producidas por requerimiento, se generó la cartografía de cada una de ellas, exportando las imágenes y convirtiéndolas a vectores en formato “Shapefile” con el SIG ArcView 3.2 (ESRI, 1999), los cuales se editaron para obtener mapas temáticos. Se obtuvo la imagen de las áreas con potencial, así como el número de hectáreas que representan. La distribución de las áreas potenciales para el establecimiento de plantaciones de A. lechuguilla en Tamaulipas, se basó en la regionalización realizada por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA, 2014) la cual divide al estado en 9 Distritos de Desarrollo Rural (Cuadro 1). Los parámetros climáticos utilizados en el presente trabajo, obtenidos del (SIAN), provienen de un proceso de acopio, manejo, análisis e interpretación de datos diarios de temperatura máxima, temperatura mínima, precipitación y evaporación, correspondientes a estaciones meteorológicas de tipo ordinario pertenecientes a la red de estaciones de la Comisión Nacional del Agua en Tamaulipas. Las variables edáficas, de uso del suelo y topográficas se obtuvieron del Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (INEGI) a escala 1:250,000.

Validación de las áreas potenciales

Se realizaron visitas de campo a sitios específicos para verificar las condiciones agro-ecológicas de las áreas potenciales obtenidas en el presente trabajo para corroborar que estuvieran acorde con los requerimientos de A. lechuguilla para su buen desarrollo y por lo tanto para el establecimiento de las plantaciones.

Cuadro 2. Requerimientos ambientales considerados para determinar las áreas potenciales para el establecimiento de plantaciones de Agave lechuguilla Torr. en Tamaulipas

Figura 2. Distribución de áreas con potencial productivo para el establecimiento de plantaciones de lechuguilla (Agave lechuguilla Torr.), para la producción de bioetanol en los Distritos de Desarrollo Rural del estado de Tamaulipas.

 

 Cuadro 3. Composición de Agave lechuguilla  Torr. de la localidad de Jaumave, Tamaulipas

RESULTADOS Y DISCUSIÓN

La combinación de los factores del medio físico mediante los SIG permitió generar las coberturas georreferenciadas de las áreas potenciales para A. lechuguilla. Partiendo de las bases de datos previamente elaboradas de los factores climáticos, edáficos y topográficos, el estudio permitió diferenciar las áreas con características similares que propician ambientes favorables donde la especie en estudio pudiera tener su mejor desarrollo. En una primera fase, cada uno de estos factores físicos fue analizado de manera independiente para determinar su distribución espacial en los rangos requeridos por la especie. De aquí resultaron mapas binarios que señalan las áreas que están o no están dentro de estos rangos. En la siguiente fase se combinaron dichos factores mediante la sobre posición de los diferentes mapas y en la cual, los puntos coincidentes del terreno, se seleccionaron como los que reúnen los requerimientos agro-climáticos de la especie. De esta acción, también resultaron mapas binarios en los cuales se basó la estimación de la superficie con potencial para el establecimiento de plantaciones de A. lechuguilla para cada uno de los Distritos de Desarrollo Rural del estado.

Áreas con potencial para el establecimiento de plantaciones comerciales de Agave lechuguilla Torr. en Tamaulipas

De acuerdo con los resultados obtenidos sólo el 3.7 % de la superficie total del estado (106, 272 ha) cuenta con las características agro-climáticas adecuadas para el establecimiento de plantaciones de A. lechuguilla. El Distrito de Desarrollo Rural 160 Jaumave,  el cual se localiza en el suroeste del estado y comprende los municipios de Bustamante, Palmillas, Jaumave, Miquihuana y Tula, fue el que registró mayor potencial (Figura 2).

Estos municipios, se caracterizan por estar conformados en su mayor parte por ecosistemas áridos y semiáridos, con climas secos, con un rango de precipitación promedio anual de 200-500 mm, altitud de 950 a 1990 m y prosperan principalmente en el tipo de vegetación matorral desértico micrófilo y matorral submontano, ambientes propicios para el desarrollo de la lechuguilla (Gentry, 1985., Nobel y Quero, 1986, Castillo y col., 2008, Martínez y col., 2010, Castillo y col., 2011, Narcia y col., 2012). En la verificación de campo se logró comprobar que las características de las áreas potenciales identificadas para el establecimiento de plantaciones de lechuguilla en este estudio, se ajustan a los requerimientos para el crecimiento y desarrollo de A. lechuguilla, además se corroboró la presencia de la especie, observándose individuos con buenas características fenotípicas, como plantas con cogollos de gran tamaño (21.4 cm y 77.6 cm de diámetro y altura respectivamente) en el municipio de Jaumave y En el estado de Tamaulipas con una mayor productividad (528 g de biomasa seca/cogollo) comparado con la obtenida en el municipio de Tula (255 g de biomasa seca/cogollo). En el Cuadro 3 se muestra la composición química de la biomasa obtenida de cogollos de Jaumave. Este ecotipo tiene grandes ventajas sobre otras procedencias de otros estados del país, entre ellas destaca el mayor tamaño (diámetro y altura) del cogollo y velocidad de regeneración después de su cosecha (Narcia y col., 2012).

CONCLUSIONES

Se determinaron para el estado de Tamaulipas 106,272 ha que poseen las condiciones agro-climáticas idóneas para el establecimiento de plantaciones de lechuguilla. Donde el Distrito de Desarrollo Rural 160 Jaumave fue el único distrito con posibilidades de establecer plantaciones de A. lechuguilla. Los resultados de la caracterización química de A. lechuguilla, indican que la especie tiene potencial para la producción de etanol. Es recomendable realizar este tipo de análisis en otros estados del noreste del país, donde se distribuye la especie bajo condiciones edafoclimáticas distintas a las del estado de Tamaulipas, con el propósito de encontrar zonas que no cumplen con requisitos mínimos para satisfacer las necesidades básicas de cultivos tradicionales pero si para el establecimiento de plantaciones con esta especie.  Con el establecimiento de plantaciones y aprovechamiento de lechuguilla para la obtención de etanol en áreas marginales se tendría una alternativa al aprovechamiento tradicional que se realiza de esta especie lo que podría dar como resultado una derrama económica que mejoraría la calidad de vida de las familias del área rural en las áreas de distribución.  Además de que se propiciaría la conservación de suelo y se disminuirían los procesos de erosión en áreas degradadas.

AGRADECIMIENTOS

Los autores agradecen el apoyo financiero proporcionado a través del proyecto SAGARPA-CONACYT-2011-15, Convenio No. 175404.

 

Artículo PDF

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Berlanga RCA, González LLA y Franco  H. 1992. Metodología para evaluación y manejo de lechuguilla en condiciones naturales. Folleto Técnico No. 1 SARH-INIFAP-CIRNE. Campo Experimental “La Sauceda” Saltillo, Coahuila, México. 22 p.

Berlanga RCA.1991. Producción y recuperación de lechuguilla (Agave lecheguilla Torr.) en poblaciones naturales. In: III Simposio Nacional Sobre Ecología, Manejo y Domesticación de Plantas Útiles del Desierto. INIFAP. Saltillo, Coah. México. 65 p.

Castillo QD, Berlanga RCA, Pando MM y Cano PA. 2008. Regeneración del cogollo de Agave lechuguilla Torr., de cinco procedencias bajo cultivo. Rev. Cien. For. en México.  33 (103): 27-40.

Castillo QD, Cano PA y Berlanga RCA. 2012. Establecimiento y aprovechamiento de lechuguilla (Agave lechuguilla Torr.) Comisión Nacional Forestal-Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias. México. 33 p. http://www.conafor.gob.mx/biblioteca/Establecimiento_y_aprovechamiento_de_la_lechuguilla_Agave%20_lechuguilla_Torr.pdf. (Consulta 3 de Julio de 2014).

Castillo QD, Mares AO y Villavicencio GEE.  2011. Lechuguilla (Agave lechuguilla Torr.) planta suculenta de importancia económica y social de las zonas áridas y semiáridas de México. Boletín de la Sociedad Latinoamericana y del Caribe de Cactáceas y otras Suculentas 8 (2) 6-9.

Contreras-Esquivel JC, Espinoza-Pérez JD, Montanez-Saez JC, Charles-Rodriguez AV, Renovato J, Aguilar CN, Rodríguez-Herrera R, Wicker L. (2006). Extraction and Characterization of Pectin from Novel Sources. Advances in Biopolymers. ACS Symposium Series. 935(14): 215-229.

Desert tropicals. 2005. Agave lechuguilla. http://www.desert-tropicals.com/Plants/Agavaceae/Agave_lecheguilla.html (Consulta 12 de Enero de 2013).

ESRI. 1999. ArcView GIS, Using ArcView GIS. Environmental Systems Research Institute Inc. Redlands, CA.USA. 340 p.

FAOSTAT, 2014. Food and Agriculture Organization of the United Nations Statistics. http://faostat.fao.org/site/384/default

.aspx (Consulta 12 de Marzo de 2014).

Gentry H S. 1985. Agaves of Continental North American. The University of Arizona Press. Tucson. 670 p.

Hernández SR, Lugo CEC, Díaz JL y Villanueva S. 2005. Extracción y cuantificación indirecta de las saponinas de Agave lechuguilla Torrey e-Genosis.  Vol 3, Art. 11 http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=73000311. (Consulta 1 de Julio de 2014).

Inderwildi OR y King DA 2009. Quo vadis biofuels? Energy Environ. Sci. 2: 343-346.

Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (INEGI) 2013. México en cifras. Información Nacional por Entidad Federativa http://www3.inegi.org.mx/sistemas/ mexicocifras/default.aspx?e=05 (Consulta 1 de Junio de 2014).

Marroquín JS, Borja LG, Velásquez CR y De la Cruz JA. 1981. Estudio  ecológico dasonómico de las zonas áridas del norte de México. Publicación Especial Núm. 2. 2ª Edición. Instituto Nacional de Investigaciones Forestales. México, D. F. 166 p.

Martínez BOU y Lara GGJ.  2003. Potencial productivo de áreas de temporal en el estado de Coahuila. Una propuesta de conversión productiva. INIFAP-CIRNE. Campo Experimental Saltillo. Publicación Especial Núm. 1. Coahuila, México. 89 p.

Martínez BOU, Medina GG, Loredo OC, Espinosa RMM, Silva S, de la Fuente SH, Gutiérrez LR, Beltrán LS y Moreno SF. 2010. Propuesta de ordenamiento productivo de las regiones áridas y semiáridas del estado de Coahuila. Publicación Especial Núm. 15. Campo Experimental Saltillo INIFAP. 50 p.

Medina G, Ruiz CG, Martínez PJA y Ortiz VM. 1997. Metodología para la determinación del potencial productivo de especies vegetales. Agric. Téc. Méx. 23(1):69-90.

Narcia VM, Castillo QD, Vázquez RJA y Berlanga RCA. 2012. Turno Técnico de la lechuguilla (Agave lechuguilla Torr.) en el noreste de México. Rev. Méx. Cien. For. 3 (9): 81-88.

Nobel PS y Quero E. 1986. Environmental productivity indices for a Chihuahuan desert CAM plant, Agave lechuguilla. Ecology. 67(1): 1-11.

Nobel PS.  1988. “Environmental Biology of Agaves and Cacti”, First ed, Cambridge University Press, Cambridge.

Reyes AJA, Aguirre RJ y Peña VCB. 2000. Biología y aprovechamiento de Agave lechuguilla. Torrey. Bol. Soc. Bot. México. 67: 75-88.

Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA). 2014. Directorios de Distritos de Desarrollo Rural y Centros de Apoyo. http://www.agrotamaulipas.gob.mx/directorio/ddrs.htm. (Consulta 1 de Julio de 2013).

Searchinger T, Heimlich R, Houghton RA, Dong F, Elobeid A, Fabiosa J, Tokgoz S, Hayes D. y Yu TH. 2008. Use of U.S. Croplands for Biofuels Increases Greenhouse Gases Through Emissions from Land-Use Change. Science. 319(5867):1238-1240.

Sheldon S. 1980. Ethnobotany of Agave lechuguilla and Yucca carnerosana in Mexicos  Zona Ixtlera. Economic Botany. 34(4):376-390.

Sluiter A, Hames B, Ruiz R, Scralata C, Sluiter J, Templeton D. 2011. Determination of structural carbohydrates and lignina in biomass. NREL/TP-51042618. Laboratory Analytical Procedure (LAP), National Renewable Energy Laboratory.

Tilman D, Hill J., Lehman C. 2006. Carbon-Negative Biofuels from Low-Input High-Diversity Grassland Biomass. Science. 314(5805): 1598-1600.

Yan XY y Crookes RJ. 2010. Energy demand and emissions from road transportation vehicles in China. Prog. Energy Combust. Sci. 36: 651-676.

Zapién BM. 1981. Evaluación de la producción de ixtle de lechuguilla en cuatro sitios diferentes. In: Primera Reunión Regional sobre Ecología, Manejo y Domesticación de las Plantas Útiles del Desierto. Publicación Especial Núm. 31. Instituto Nacional de Investigaciones Forestales. SARH. México, D. F. 385-389.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *